Abandonar


En mi caso particular, personal, duele abandonar algo o a alguien, es un dolor físico más que emocional, un nudo que se rasga dentro de mi. Es un dolor físico, como si una parte de mi se separara del resto y me hiciera difícil pensar en otra cosa, e imposible el no sentirlo.

Es un dolor físico que me atrevo a adosar al orgullo, a la constante de necesidad de perpetuidad, de aceptar los cambios y las leyes de la vida, más no los sucesos particulares que me hacen sentir atado a mi presente, sin posibilidades de avanzar hacia un futuro diferente.

Abandonar para mi no es una opción, es una obligación, algo que jamás haré por decisión propia, algo que me tomara mucho tiempo asimilar y que me dolerá de igual forma durante el tiempo que tarde en aceptarlo hasta casi una totalidad, totalidad que difícilmente llegara.

No soy alguien dado a entregarme por completo, pero cuando lo hago, espero ser por lo menos comprendido y aceptado, espero que con quien me dejo ver tal y cual soy, con quien me entrego por completo, sea una novia, posible novia o una amistad, o incluso mi propia familia sepan cuanto significa para mi dar ese signo de apertura, de entrega, de vulnerabilidad que en raras ocasiones me permito compartir.

 IMG_4636

~ por Diego Guate en abril 7, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: