Abuelos


Tengo la fortuna y la desafortuna de ser descendiente de 4 personajes, que si bien no son concidos más allá que por unos pocos cientos de afortunados, han sabido vivir de formas distintas a las tradicionales para su tiempo, enfrentando paradigmas y escribiendo como leyes inquebrantables sus ideales.

Hoy dos de mis abuelos han partido, y han dejado un vacío en la vida de mis padres y de mi familia en general, pero no partieron sin dejar de ser muestras de la más pura humildad, de la mayor capacidad de dar sin esperar nada a cambio, de que la adversidad y las decisiones tomadas pueden llevarnos en el camino correcto, tal vez no de la forma que se esperaba, pero si, de la mejor forma posible.

Fueron como dos robles, inquebrantables, que siguen viviendo en todos aquellos que tuvieron el gusto de conocerlos, de llamarlos con otros nombres que no fueron el propio. Tuvieron personalidades decididas, tanto como la capacidad de decidir y jamás dar el brazo a torcer, vivir como quisieran y haciéndose querer por todos.

Mis abuelos restantes, son como dos rocas, a los que el tiempo no ha podido cambiar, a pesar de haber vivido situaciones que pocos han podido más que soñar; dos rocas que hierven en el interior, capaces de fundir todo lo que toqué a quienes aman, casi imposibles de comprender, jamás pierden de vista la meta que decidieron alcanzar, aunque muchas veces el cuerpo pueda jugarles, siguen siendo capaces de reír como niños, capaces de transmitir energía y de aparentar ser eternos.

Si algo me han legado, si algo sigo aprendiendo es a hacer lo que quiera, en mi propia forma, sin importar lo que piense el mundo, a jamás dejar de hacer “travesuras”, ni a dejar de soñar, ni a dejar de querer, ni a cambiar quien soy, como también a no querer cambiar a quienes amo, ni hacer de menos a otros que no han tenido las mismas oportunidades.

De 4 abuelos únicos, insuperables, tan distintos uno del otro, aunque tan iguales en algunas situaciones; no encuentro otra razón del porque siendo el hijo de mis padres, el nieto de mis abuelos, soy como ellos, tan parecido en muchas situaciones, a veces incluso más que a mis propios padres. Mis gustos, formas de pensar, de sentir, incluso de vivir, es una mezcla de ellos, aunque por ahora ellos insistan en afirmar que mi camino no sigue los pasos que debería seguir, sólo veo con esto que es lo correcto, porque sus pasos jamás fueron el camino a seguir según sus padres.

¿Que más puede pedir alguien que sin tenerlo todo, tiene algo tan valioso y distinto del resto?

~ por Diego Guate en diciembre 27, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: