Secretos no secretos


En las últimas semanas y en especial en los últimos días, he escuchado en variedad de medios e incluso hablado con amigos de algunos secretos, que aunque no lo sean, pueden sentirse como tales.

Todos y cada uno de nosotros tenemos algo que nos hace olvidar todo aquello que esta a nuestro alrededor, ese algo tan especial, tan distinto a lo que aceptamos en público o tan igual y común que es penoso de aceptar.

Todos hacemos algunas veces algo en privado o en público que sabemos no debemos hacer o que simplemente no deseamos que aquellos que nos rodean sepan, y que de saberse o volverse de conocimiento público, no representan un problema.

Personalmente algo que me produce placer es precisamente escribir, y no sólo escribir lo que público con cada menos frecuencia en este blog, escribir simplemente es para mi un escape a la rutina y una forma de ver el mundo con otros ojos.

La mayoría de mis placeres son conocidos por mis amigos, cosas tan comunes como comer, dormir, reír, hasta cosas específicas como nadar o simplemente recorrer una carretera sin un rumbo, sin un destino; la diferencia con respecto a este blog, es simplemente que puedo contar con los dedos de mis manos a quienes lo saben.

En mi caso particular disfruto de mi intimidad, de estar sólo, de razonar y sentir aquello que me afecta e incluso aquello que no me afecta, no temo a la soledad, incluso la busco, no como un escape al mundo, si no, más bien como una forma de introspección, de auto aprendizaje.

Sé que me he vuelto en cierta forma el placer culposo de una amiga, que me lee y me hace publicidad, que me motiva a escribir más, y no consigue entender porque no comparto todo cuanto escribo, y en especial porque no se lo muestro incluso aún sin publicarlo.

En fin, cada quien tiene un placer culposo, un secreto que de revelarse sólo traería consigo preguntas que no tienen respuesta más que un “no sé” o un “porque me gusta”. Placeres que en mi caso son relativamente aburridos, y que en el caso de algunos de mis amigos, pueden ser algo sorprendentes e incomprensibles.

Estos placeres son al final de todo, una forma particular de ver la vida, de entender y apreciar, de aislarnos y entregarnos por completo a algo que nos hace sentir vivos y que nos llena de formas inexplicables. O no es así?

20130328-232200.jpg

~ por Diego Guate en marzo 28, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: