Guatemala de los siempre jamás


En Guatemala existen momentos históricos en los que a mi parecer, simplemente la estupidez roba espacio sobre a razón y la capacidad de prever futuras necesidades, el tema de moda para recaer en la falta de sensatez y sentido común, contrario a posibilidades de buscar un mejor desarrollo y un cambio radical en busca del bien del país, no es otro que: la reforma educativa, puntualmente el cambio de pensum de estudios para alumnos de magisterio.

Al parecer en Guatemala acostumbramos aborrecer el cambio, aborrecemos el avance y las mejoras, siempre que tengamos que formar parte o colaborar con ello durante su desarrollo, algo completamente ilógico, que cada día consigue a pesar de todo, sorprenderme un poco más, cada día.

No tengo la menor idea, ni la mínima pista sobre el porqué se oponen a un cambio que visto desde cualquier punto de vista es una mejora radical a un programa educativo encerrado y enterrado en la historia, fue en su momento un buen programa educativo, pero a pesar de esto, el tiempo ha pasado factura y hoy Guatemala, en mi forma de ver las cosas es un país atrasado en cultura general, que peca de ignorante en situaciones de otra forma inexplicables.

Sin tratar de ir más lejos, aún sin poder evitarlo, no consigo comprender, como es posible que un profesional graduado de alguna carrera universitaria que porta con orgullo su titulo o grado obtenido, pueda cometer faltas de ortografía que debieron de haber sido corregidas durante sus primeros años de estudios.

Siempre me ha agradado la idea en la que todo alumno supera a su maestro, en la que el maestro aprende algo del alumno, que bien lo ha aprendido por medio de la curiosidad motivada por el maestro o por el hecho de vivir en un mundo que cambia día con día, en una forma tan veloz como muchas veces confusa, algo que obviamente no sucede hoy en día con la mayoría de maestros de Guatemala.

Los padres han olvidado que también son maestros, que también deben educar a sus hijos, y han olvidado, quizás por ignorancia o falta de razonamiento, o quizás simplemente por ver complicada la posibilidad de que sus hijos obtengan un trabajo, si bien, ya no respetado, al menos necesario; aunque esto signifique que no estén calificados para educar a quienes guiaran a Guatemala en los caminos del futuro.

Enseñar a alguien es una de las tareas que a la larga conlleva mayor responsabilidad, es una tarea monumental que requiere paciencia, dedicación y sobretodo vocación, una tarea que requiere mayor entrega de la que jamás podrá ser remunerada y por ende, la persona que asuma esta tarea debe de ser la mejor preparada, y ser consciente a su vez de la necesidad de actualizarse constantemente.

En un país en el que la falta de educación nos ha llevado a ser olvidados, a permanecer relegados e incluso a ser tomados como parte de nuestro vecino del noroeste – México -, que aunque aún padece en gran parte de los mismos problemas, ha sabido en una forma que personalmente no apruebo, conseguir un desarrollo social, económico y cultural que está generando un cambio y por ende una mejora en la calidad de vida de sus habitantes, según los estándares que hoy exige la globalización y otras fuerzas policías y comerciales.

Hasta hace unos años jamás considere la posibilidad de crear una “Licenciatura en Educación”, y mucho menos lo que se puede conseguir con ello, al darle el mismo nivel – con el tiempo espero que uno mayor – a quienes educan al país, sobre aquellos que intervienen en otras áreas necesarias, y aún así, no tan importantes como lo es la educación.

Apoyo el derecho a manifestarse, a la libertad de expresión y la libre locomoción, pero no apruebo el que por un grupo reducido de personas, que carecen a mi parecer de una visión de futuro, se vea afectada el resto de la población, que aunque no se vea afectada por estos cambios, si deba pagar los “platos rotos” de otros que únicamente buscan evitar aumentar el grado de complejidad y la exigencia a la que serán sometidos, en aras de un mejor país.

Es hora de sembrar bien, para cosechar mejor.

generoso

~ por Diego Guate en marzo 12, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: