Guatemala, tu nombre inmortal…


Hoy hace 191 años nacía la federación de Provincias Unidas del Centro de América, aunque no sobreviviría muchos años, es siendo parte de ella que mi país, Guatemala, alcanzaría la independecía de España.

Si bien la federación y futuros intentos de unificación no tuvieron éxito, Guatemala nunca dejo de ser un pedazo de suelo lleno de riquezas, de gente que jamás pierde la sonrisa, a pesar de la adversidad, un trozo de una región privilegiada que tiene más de todo aquello que otros paises incluso con mayor territorio solo pueden soñar.

Hoy somos más de 14 millones de ciudadanos, e incontables guatemaltecos que por hechos del destino no han nacido dentro de estas fronteras, pero que celebran tanto o más que los que si hemos nacido aquí, celebran por una patria elegida, que les ha dado cuanto posee.

Hoy miles de guatemaltecos añoran esta tierra desde rincones desconocidos para muchos, y entonan en lo profundo de su ser uno de los himnos nacionales más hermosos y profundos que jamás ha sido escrito, un himno regalo de un guatemalteco no nacido en esta tierra, y por ello aún más significativo, al ser uno de los muchos ejemplos de que tan dentro puede llevarse este pedazo de cielo.

Es innegable que padecemos de problemas sociales, económicos, culturales, e incluso uno que otro territorial; adolecemos cada cierto tiempo de terremotos, huracanes y poderosos volcanes, y renacemos con la misma fuerza que antes, rendidos muchas veces, pero con el mismo deseo de ser mejores.

Es innegable que no sabemos escoger buenos gobernantes, tanto como que muchas veces nos dejamos comprar por promesas y sueños, somos los verdugos de nuestro propio destino, aun sin perder la esperanza y sin jamás perder la capacidad de reír, sonreír y soñar.

Hoy mi país, mi tierra, el trozo de mi alma, es una tierra con incontables problemas, muchos oídos sordos y ojos que no quieren ver, y aún en medio de todos, existimos quienes nos negamos a voltear hacia otro lado, cometiendo errores, sin dejar de buscar sembrar una semilla de cambio dentro de todos aquellos que nos rodean.

Hoy miles salieron a las calles a celebrar con desfiles, marchas y cantos, nuestro himno nacional hizo eco incluso fuera de nuestras fronteras y lleno de lagrimas miles de ojos, lleno de esperanza miles de corazones ansiosos por volver a disfrutar de olores, sabores, y colores como los de ningún otro lugar.

Hoy el patriotismo renace con fuerza, como cada año, y con aún más fuerza en las generaciones que hemos podido vivir sin miedo a decir todo aquello que pensamos, una generación post guerra civil, una generación llena de sueños que cruzan fronteras sin miedo a trabajar y anhelar un mejor país.

Por esto, Guatemala, hoy y siempre, tu nombre inmortal…

~ por Diego Guate en septiembre 15, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: