Ideas negadas


Tengo la mente en blanco, sin saber que pensar, mientras me niego a dejar surgir ideas que se niegan a morir; a dejarme llevar por sentimientos confusos, mezclados entre la indiferencia, el rencor y la costumbre.

Sentimientos que me afloran al escuchar un nombre, una risa, una voz; al sentir un aroma y ver una sonrisa. Me niego a pensar en lo que no llego a ser, tanto como a dejarme llevar por anhelos que nunca más serán.

Me encuentro huyendo de aquello que nunca ha valido la pena intentar, a pesar de haber gastado incontables intentos; a pesar de todo permanece como poco más de un hecho ahora escrito que debe de ser olvidado.

Me encuentro preso de mis emociones, de la costumbre que ya no es, preso del deseo que nunca más será; preso de un suspiro y anhelando una caricia, un beso y de sentir que el tiempo se detiene y se torna eternidad.

Deseo tanto olvidar, dejar atrás, que sin notarlo, sin desearlo y sin buscarlo, me descubro soñando con aquello que solo nuestras almas un día compartieron; ese algo que me roba el aliento, agota mis palabras y hace renacer una pequeña llama en lo más profundo de mi ser.

Me niego a pensar, a soñar, a desear, a anhelar y a volver a morir a cada segundo; me niego a ser preso de lo que no puedo ocultar, preso de un amor que duro lo que debió, y que término de la única forma en que podía hacerlo.

Me niego a pensar y a sentir, aquello que siento y que apenas puedo reconocer, aquello que extraño de ti, y que hasta hoy ningún amor ha podido darme; aquello que no puedo dar, que es solo tuyo y de nadie más, ese simple fuego, esa llama pura que lleva escrito tu nombre.

Me niego a olvidarte a pesar de nuestra historia, aunque mi vida dependa de ello. Me niego sin saber cómo, sin saber por qué; me niego aunque me parta el alma en pedazos y se lleve todo aquello cuanto soy.

Me niego a amar a otra mientras te sepa infeliz, atada a quién quieres, atada a quién a pesar de todo no sabes amar. Me niego a olvidarte y a volverme a entregar de la misma forma, mientras no sepa que tu “felices por siempre” es un hecho con otro que no puedo ser yo.

En lo profundo de mi ser, aunque pueda dejar por un momento mi mente en blanco, deseo que seas feliz; anhelo que alguien más pueda darte más de lo que mereces, mientras amas como solo tú sabes hacerlo, y solo así; tal vez, podré amar a alguien tanto o más de lo que te amo hoy.

Diego Peruzzini

~ por Diego Guate en enero 15, 2012.

Una respuesta to “Ideas negadas”

  1. […] https://diegobacha.wordpress.com/2012/01/15/ideas-negadas Advertisement GA_googleAddAttr("AdOpt", "1"); GA_googleAddAttr("Origin", "other"); GA_googleAddAttr("theme_bg", "ffffff"); GA_googleAddAttr("theme_text", "333333"); GA_googleAddAttr("theme_link", "0066cc"); GA_googleAddAttr("theme_border", "cccccc"); GA_googleAddAttr("theme_url", "ff4b33"); GA_googleAddAttr("LangId", "19"); GA_googleAddAttr("Tag", "sentimientos"); GA_googleFillSlot("wpcom_sharethrough"); Share this:FacebookLinkedInTwitterMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta post. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: