Un mundo injusto


Desde los inicios de la historia, y en especial de la sociedad humana, nos hemos encontrado divididos entre aquellos que han tomado el poder y aquellos que han sido oprimidos por ellos, desde aquellos tiempos en que la memoria hace falta, más por conveniencia que por falta de pruebas, algunos han vivido vidas llenas de privilegios y otros han debido sacrificarse para poder garantizarlo.

Si bien, la situación ha cambiado y en muchos casos, aquel o aquella que desea cruzar fronteras y dejar de ser lo que sus ascendientes han sido, hoy puede hacerlo, la formas de conseguirlo son diversas, los medios infinitos y las posibilidades de éxito se dividen por igual entre el éxito y el fracaso, todo porque hemos aceptado vivir en un mundo injusto.

No existe para la persona que soy, algo más molesto que la asignación de “nombres” para identificar a una u otra persona por su origen étnico, social y/o nivel cultural, olvidando que en el mundo actual todo es un ciclo, en el que todos de una u otra forma dependemos de los otros, y es por esto que las divisiones deben desaparecer.

El mundo de hoy es un mundo lleno de injusticias y desequilibrios, en el que muchas veces quién menos hace es quién más posee, mientras aquel que hace lo imposible por ser “alguien”, debe pagar en muchas ocasiones el precio por soñar, mientras sus opuestos pueden vivir para ver sus sueños tornarse en realidades.

Vivimos en un mundo de infinitas posibilidades, siempre que estemos dispuestos a pagar el precio, un mundo en el que quién más objetos materiales puede llamar propios, es quién más privilegios y ventajas puede utilizar para llegar a ser quién desea ser, no así, aquellos que por diversas razones carecen de ellos.

Creo en un mundo justo, en el que toda acción conlleva una consecuencia, y en el que todos por igual podemos alcanzar nuestros sueños, siempre que los busquemos por las sendas correctas, y no por aquellos caminos “fáciles” que lejos de llenarnos de orgullo, nos pueden hacer presa de inseguridades, miedos y otros fenómenos que para nada valen el precio del éxito.

En un mundo justo, es exitoso aquel que nada tiene que ocultar, quién a nadie debe, y a quién lo que dicen otros de él, no es más que una confirmación de su éxito, por ser estas en su mayoría falsas; una persona exitosa podrá no poseer las mayores riquezas materiales que este mundo tiene para ofrecer, pero puede vivir con la certeza de ser dueño del derecho de caminar con la frente en alto.

En un mundo lleno de injustos, en el que los caminos fáciles son cosa de cada día, los justos pueden sobresalir por merito propio, con total humildad, y con la determinación de seguir siendo quién siempre han sido, sin importar cuánto cambie su situación económica y social, siempre puede decir que aquello que ha hecho lo ha hecho de la mejor forma en que le ha sido posible.

Hoy vivimos en un mundo injusto, dividido por privilegios y por apariencias más que por verdaderas razones.

~ por Diego Guate en mayo 29, 2011.

Una respuesta to “Un mundo injusto”

  1. me encanta tu blog,yo también estoy tan concienciada que he creado uno:
    http://www.porunmundomejorblog.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: