Un país que lo tiene todo…


¿Cómo es posible tener un país que lo tiene todo? Un país que tiene privilegios como pocos, el que a pesar de encontrarse en una zona de alto riesgo sísmico, en pocas ocasiones sufre lo que otros países en riesgo menor han tenido que padecer.

En esta tierra los terremotos importantes son escasos, y sus actos de presencia suficientemente separados para dar la oportunidad de renacer como el Fénix de sus propias cenizas. Mientras es por estos mismos, que la belleza natural que abunda en estos pocos miles de kilómetros es insuperable.

Con una historia milenaria, prueba de inteligencia y éxito, tanto como de fracasos y renacimientos, los habitantes de esta zona del planeta han sobrevivido generación tras generación. Unidos por la historia y separados por decisiones y muros que han caído con el paso de los siglos, sin que ello los haya hecho aún hoy, unirse.

Mientras pocas culturas se sobreponen al pasó de los años, pocas permanecen por siglos casi intactas después de ser conquistadas, irónicamente hoy son conquistadas por la cara más banal de todas, un hecho más por necesidad y ambición que por poder ser una vía factible para no perderse en sí mismos.

En un país como pocos, vivo hoy; he nacido como otros millones en la tierra de algunos de mis antepasados, lejos de mi historia al otro lado del mundo; atado a esta tierra por derecho, por herencia, por el destino, y también por amor. He nacido para morir aquí, no por destino, no por casualidad, más bien por decisión propia.

Un país que lo tiene todo es la envidia de muchos otros, un país que al parecer prefiere vivir en la ignorancia de sus riquezas, mientras busca y abraza en su forma original aquello que ha debido adaptar, sin apartarse a ello. A su vez, relega y regala aquello que para todos tiene un valor especial, un valor único y transcendental, y que sin embargo en medio de lo basto, aquí puede ser objeto de olvido.

Un país que tiene todo sólo necesita de un buen líder, capaz de dirigir y delegar en otros líderes, que sumados a otros más hagan al pueblo ser capaz de reconocer sus fortalezas, sus derechos, sus obligaciones y le contagien el valor de tomar lo que siempre le ha pertenecido y que se ha negado a sí mismo. Apartándose del camino de la irresponsabilidad social, y de relegar la culpabilidad a terceros, que nunca ha intentado llegar a conocer.

Un país que lo tiene todo sólo debe unirse a pesar de las diferencias, y por las diferencias, y avanzar como muchos otros lo han hecho antes y como más de una vez lo hizo por sí mismo. Porque solo así, en total unidad, con total sentimiento, y con total determinación, las cosas cambiaran, gota a gota hasta ser una mejor y distinta realidad.

Anuncios

~ por Diego Guate en marzo 24, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: