Vivir es casi algo del pasado


La vida se está perdiendo, ya no vivimos como hace algunos años; en mi forma de pensar, ser y sentir, cada día que pasa las cosas cambian, algunas veces para bien y otras no, mientras esto sucede cada día vivimos menos.

Estas incesantes actividades y el constante cambio están haciendo que cada día, cada persona sobre la faz del planeta, viva menos. Al decir vivir menos, en algunas ocasiones puede ser en sentido literal, aunque en la mayoría de los casos no es así.

Vivir menos, en mi forma muchas veces reacia de ver todo cambio como positivo, es dejar de hacer aquellas cosas que nos hacen sentirnos bien, esas pequeñas cosas que nos llenan cada día.

Para todo ser humano el haber vivido – como me agrada pensarlo -, se mide por aquellos momentos que disfruto, aquellos momentos que compartió con quienes ama y amó, mientras más larga es la lista de anécdotas, más larga es su vida.

Para muchos su trabajo no es un trabajo, es un pasatiempo que paralelamente es productivo, por lo que viven haciendo aquello que a pesar de serlo, jamás consideraran como un trabajo, y por ende siempre obtendrán un sobresaliente en ello.

Para muchos otros – la gran mayoría – su trabajo es un trabajo, una obligación más, que a su vez es la única forma de subsistir en un mundo cada vez más exigente y menos humano, menos humano porque cada día tomamos menos el tiempo de ser uno.

Vivimos menos, porque no somos capaces de mantener viva la inocencia dentro de nuestro ser, olvidamos disfrutar aquellas cosas que le dan valor a todo lo demás, olvidamos que un momento en solitario y sin actividad alguna hoy es un regalo en peligro de extinción.

Olvidamos que salir con nuestros seres queridos y disfrutar del momento sin ver el reloj, olvidamos darnos el tiempo de compartir un café, una comida o una actividad, y con ello olvidamos sonreír, olvidamos lo que es reír por reír, olvidamos todo aquello que es vivir y que nos hace más humanos.

Desearía invitar a cada persona en esta tierra, a ser quién es, sin dañar a otros y sin olvidarse de cuán importante es vivir, a salir o invitar en su casa o en un espacio común a esos seres queridos para compartir un momento que con el tiempo podrá no darse, y en el volver a vivir recordando y riendo del pasado, con la mirada fija en los rostros de aquellos que nos acompañan en nuestra caminata hacia el futuro.

Anuncios

~ por Diego Guate en marzo 21, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: