Entre la casualidad y el destino


Hay cosas que me resultan imposibles de imaginar, imposibles de concebir y más aún de aceptar cuando suceden. Cosas que están fuera de nuestro control, y que a pesar de la incapacidad de cambiarlas, dependen de nada menos que de la casualidad.

Mucho doy por hecho, por seguro, y por real, aún cuando no lo es aún, mucho doy por sentado sin considerar las infinitas posibilidades, y las casualidades que siempre han definido mi vida. Mucho es aquello que doy por perdido, cuando las cartas aún no han sido jugadas.

Muchos dicen que algunas cosas no son casualidades, que son simples momentos en los que sucede aquello que no puede presentarse en otro momento, y sin embargo, sé en un lugar en lo profundo de mí ser, que algunas cosas no serán como las espero.

Para muchos los grandes amigos y los grandes amores no son casualidades, y están destinados para algunos y no para todos; dentro de mi mente confusa, no es posible vivir sin amor, y menos sin amigos, porque son estos seres las fuentes de riquezas y de momentos inolvidables, incluso de alguno que deseamos olvidar con todo cuanto somos.

Creo que los sentimientos no se extinguen, sólo se transforman, por lo que en realidad nunca dejaremos de sentir algo, por aquellos seres que marcaron nuestras vidas haciendo crecer en nosotros sentimientos – cualquiera que estos sean -.

Anuncios

~ por Diego Guate en marzo 6, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: