Eterno cambio sin cambios


Hace años el pagar algo con una tarjeta bien sea de crédito o débito, era una acción que tomaba cierto tiempo, una acción que hoy parece natural y completamente instantánea. Al igual que el avance en los métodos para utilizar tarjetas como forma de pago, y la práctica eliminación del tiempo de espera para realizar la transacción, todo ha cambiado en nuestras vidas.

Con la velocidad a la que cambian las cosas hoy en día, es fácil olvidar aquello que nunca ha dejado de requerir un tiempo, tiempo que no puede ser reducido y que posee incluso más valor, porque es a la vez una de las razones por las cuales se hace todo con más velocidad.

Sí bien la mayoría de tareas han reducido el tiempo de ejecución con el transcurso de los años, no ha sido así con el tiempo que debemos dedicar a la recreación, incluidas actividades bajo cubierta o al aire libre. A pesar de que estas no son realmente importantes, si no se comparten a su vez, con aquellas personas que hace que todo aquello que llevamos a cabo valga la pena.

A pesar de los eternos cambios, algo no ha cambiado y no debe de hacerlo; no se ha reducido el tiempo y menos aún la calidad del mismo que debemos compartir con nuestros seres queridos, – familia, pareja y amigos – que sí bien muchas veces comprenden las faltas y los escasos momentos, no son quienes deben ser perjudicados por nuestra falta de presencia.

La tecnología es una aliada para contrarrestar el cambio, a pesar de ser la principal causa del cambio que no parece tener un final, con ella las exigencias y las nuevas necesidades creadas, vuelven a tomar cada vez más tiempo, algo que podemos contrarrestar si aprovechamos al máximo las ventajas de la misma, lo que beneficia de nuevo a ambas partes.

Al evitar cambiar y buscar a toda costa no dejar atrás estos momentos – invaluables -, es posible reconocer que al estar presentes en momentos que no volverán, brinda la posibilidad de dar apoyo y consejo – a esos seres que no nos olvidan -, a la vez que es un aprendizaje tanto para nosotros como para ellos, lo que es en sí, algo invaluable en los tiempos del eterno cambio.

Anuncios

~ por Diego Guate en febrero 16, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: