Roles invertidos


En la sociedad moderna, existen algunos roles sociales que en contadas y muy pocas ocasiones se intercambian, roles que al menos en este país, son completamente establecidos, y en casos en los que se invierten, son muchas las ocasiones en que no son bien vistos o aceptados por una de las partes.

En tiempos de “igualdad de géneros”, es aún usual que sea el hombre el que tome la decisión y dé el primer paso hacia buscar un contacto con una mujer, siendo este en la mayoría de ocasiones quien invita a salir; por lo que la labor requiere de mucho valor y determinación, tanto como de capacidad para aceptar una negativa.

Esta situación se repite miles de veces, en miles de combinaciones y con iguales posibilidades de éxito o fracaso; por lo que se hace normal para un hombre aprender a aceptar las negativas y se hace normal para muchas mujeres el saber que decir o que hacer para rechazar una propuesta, sin extender más allá de lo necesario el momento.

Al alternarse los roles, es posible que sea la mujer quién decida dar el primer paso, y en esta situación las cosas pueden ser particularmente inesperadas, y a su vez naturales, sin dar paso a momentos planificados y con respuestas igual de inesperadas, que no todas toman de buen gusto en casos de una negativa.

En una situación alternada, el hombre debe de decidir si aceptara o rechazara la propuesta, y por ende como comunicara su decisión, en caso de no haber tomado una en el momento de la propuesta; una situación para la que socialmente no hemos sido “entrenados” y generalmente no estamos preparados para enfrentarla de la mejor forma posible.

Esta situación nos coloca en posiciones no usuales, en los que personalmente respeto y valoro con mayor grado el valor y la determinación de una mujer, al colocarse voluntariamente al lado contrario de una línea tradicional, en una posición de vulnerabilidad; una posición que también denota la seguridad y fortaleza que posee como mujer, y por ende merece una respuesta con total sinceridad.

Si bien las conversaciones para definir si se dará o no una relación, o al menos el intento de una, suelen ser incomodas; sumado que pocas veces se conoce con anterioridad una respuesta certera. Por lo que el momento de preguntar y responder suele darse con explicaciones no siempre claras, que llevan en algunas ocasiones – al principal interesado – a asumir una posibilidad futura en caso de negativa.

Tanto mujeres como hombres, hemos olvidado lo difícil que es dar un paso, sin saber la respuesta con anterioridad, y olvidamos que requiere igual o más trabajo el rechazar una propuesta; dada la necesidad y el deseo de ocasionar el menor daño posible.

No todos los hombres han experimentado el tener que aceptar o rechazar una propuesta, que bien puede orientarse a una relación sería y duradera, o a una relación casual que no necesariamente involucra sentimientos, por lo que no siempre la sutileza hace acto de presencia, y las reacciones pueden no ser las ideales.

Ante todo, creo que es necesario que quien pregunte tanto como quien responde, consideren todas las opciones en que es posible dar y recibir una respuesta negativa, considerando las consecuencias a futuro de esta, y si se desea o no conservar una relación con esta persona. En caso de una respuesta positiva, no hay nada que decir.

Anuncios

~ por Diego Guate en diciembre 6, 2010.

Una respuesta to “Roles invertidos”

  1. […] Actualizados : Roles invertidos No te necesito Palabras de mi vida Cuando los grandes dicen adiós ¿Miedo Escribir por […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: