Miedo al avance, atados al pasado


En realidad desconozco sí en otros países sucede lo mismo, desconozco si es algo innato de la sociedad guatemalteca, o si por el contrario es heredada de alguna de las culturas que conforman el pasado y el presente del país.

Sé que millones de personas deseamos que Guatemala avance, que la situación de violencia y práctica inexistencia de un derecho real y funcional, cambie. Deseamos vivir en un país en el que los crímenes – sea cual sea -, son duramente castigados sin excepción alguna.

Miles deseamos vivir una utopía, que posee todo el potencial de tornarse en una realidad. Algo posible sí las divisiones socioeconómicas y étnicas autoimpuestas desaparecen, y cada guatemalteco exige sus derechos y cumple con sus obligaciones.

Mientras miles deseamos una realidad distinta a la actual, miles más se oponen a ella, rechazando cualquier posibilidad de mejorar, bajo la simple creencia de que lo que esta, debe permanecer de la misma forma.

Mientras miles intentamos cumplir todas y cada una de las reglas, miles más se empeñan en encontrar un sentido literal en ellas, para cruzarlas, mientras las razones para la existencia de determinadas medidas, siguen permaneciendo vigentes, e incluso, en un lapso de tiempo ignoradas, por particulares y autoridades.

Un ejemplo de ello es la ley específica para motos, que prohíbe el que dos personas viajen en una, irónicamente, la ley no se rompe, ni se incumple sí viajan tres personas en ella, hecho que a pesar de poseer una razón, no ha conseguido alcanzar el mínimo de sus objetivos.

Otra ley controversial es la de “feminicidio” o “femicidio“, creada para mejorar el derecho de la mujer y penalizar más fuertemente a sus atacantes, no contempla que muchas mujeres pueden ser las victimarias y no las victimas, mientras irónicamente, se dan más asesinatos a hombres que a mujeres.

Muchas obligaciones lógicas de alguien que desea una vida mejor, no son cumplidas, ni se intenta cumplir con ellas, desde obligaciones reciprocas de buena conducta y buenas costumbres, hasta la segregación que se sigue inculcando a las nuevas generaciones.

En algún momento dejamos de existir como guatemaltecos, y somos nada menos y nada más que la imagen que otros perciben de nosotros, olvidando que todos por igual somos en mayor o menor medida victima de las mismas circunstancias.

Olvidamos que el tiempo ha pasado y hoy la mujer puede y debe recibir educación, olvidamos que la educación y la determinación para ser, no es determinada por las circunstancias que la vida nos coloque, sino, por las acciones que en algún momento llevemos a cabo.

En algún momento se engendro en nuestra cultura, la imposibilidad de romper esquemas, de innovar; se inculco la idea que si nadie en una familia a podido salir de la pobreza, nadie podrá, se inculca que si nadie en esa familia es profesional, nadie podrá nunca serlo; y ahora el problema es como romper esas ataduras y enfrentar el futuro.

Olvidamos que nuestra forma de vida es distinta a las de las “grandes potencias”, y que nunca podrá ser igual si no deseamos dejar de ser quienes somos, olvidamos que nuestra riqueza está en nuestra identidad y no en los millones que alguien pueda tener en un banco, olvidamos que miles han tenido éxito en esta tierra y que han sacrificado mucho por ello, sin dejar nuestras fronteras.

Olvidamos que las divisiones eran validas sólo cuando éramos gobernados por quienes no nos comprendían, por poseer diferentes tradiciones, costumbres y creencias, divisiones que son obsoletas cuando debemos gobernarnos a nosotros mismos, cuando debemos formar frentes comunes contra quienes hemos permitido nos sigan dividiendo.

Al final, mientras más segregación soportemos, mientras más nos dividamos y clasifiquemos y permitamos que continúe contagiándose, menos seremos capaces de cambiar la situación de un país, que aún esta a tiempo de ser, y no cuando sea tierra de nadie, o de algunos sin consciencia, como ya sucede en algunos otros países.

Anuncios

~ por Diego Guate en junio 29, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: