Ser ¡Latinoamericano!


No existe otra región en el planeta que deba su diversidad, riqueza cultural y étnica al descubrimiento y posterior conquista, una región distinta de todas, pero con factores comunes.

La mayor parte de Latinoamérica, posee pasados comunes, fruto de mestizajes de formas irregulares, en europeos con americanos originales – Aztecas, Incas y Mayas, entre otros -, europeos con africanos en otras zonas, africanos con americanos originales, y en algunos espacios puntuales americanos originales, africanos y europeos.

Lo que deja una fusión cultural, con el calor y el gusto por la música y el baile de los africanos, la tradicionalidad, el misticismo, y la espiritualidad del indígena americano, y el romanticismo, la historia y la forma de vida del europeo.

Una fusión sin igual, que se vive por igual en casi todo el continente, y que se enriquecida aún más con nuevas fusiones de descendientes japoneses, chinos, árabes, indios y malayos en determinados países. Lo que hace a esta región una auténtica porción del mundo.

Esto, a pesar de la existencia de regiones sin influencia directa o muy reducida de determinados orígenes étnicos, como gran parte de Argentina y Costa Rica desciende directamente de emigrantes europeos, en muchas zonas de Brasil y México, en regiones de Bolivia y Guatemala, no existe influencia africana, mucho menos europea o asiática.

Por lo que la cultura, en varios casos milenaria, intenta sobrevivir entre una nueva cultura, una cultura tan cambiante que no tiene sentido tomar más que lo necesario de ella, sin perder la identidad propia que ha sobrevivido por más siglos.

Lo irónico de ser latinoamericano, es la incapacidad de muchas regiones para admitir la existencia de distintas étnicas, e incluso la posibilidad de convivir pacíficamente, aceptando la riqueza cultural milenaria que muchas poblaciones indígenas americanas, si poseen.

Culturas milenarias, que han sobrevivido abrazando a la naturaleza, y sin perder sus características especificas, que los hacen únicos, distintos y dignos de admiración, algo que no sucede con otras culturas.

Todo esto a pesar y por la misma riqueza producto de esta fusión, el mismo fuego en la sangre, el mismo gusto por la fiesta, la diversión, la misma pasión, el misticismo y fortaleza, un pasado histórico innegable, y un futuro atado.

Ser latinoamericano, es ser parte del mundo, ser único y ser todos, es ser lo que nadie más puede ser, y es ser uno sólo, sin importar el color de la piel, la estatura, la morfología, sin importar si se habla español, portugués o incluso francés, y mucho menos el apellido que se comparta.

Anuncios

~ por Diego Guate en junio 25, 2010.

Una respuesta to “Ser ¡Latinoamericano!”

  1. muy bueno, lo malo esque en tiempos modernos muchos hemos dejado ese sentir latinoamericano por modas, estilos de vida, alimentos y rasgos esteticos anglosajones, taachando de “indio” a la persona que no se adapta a esos nuevos conceptos, a mi me gusta mucho el ser Méxicano, de mis raices, de mi cultura y por el hecho de formar parte de esta zona del mundo que si bien tiene sus fallas y muchos la tachan de terermundistas, en ninguna otra parte puesdes encontrar un lugar que comparta tantas similitudes y a la vez tantas diferencias como en los pueblos de latinoamerica
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: