Pérdida de la identidad de un País


Cada país cuenta entre sus riquezas muchas tradiciones y costumbres, platillos locales, tesoros culturales, paraísos naturales; y es la unión de todos estos la que conforma la identidad de un pueblo y por lo tanto de un país.


Sí bien muchas tradiciones locales sobreviven, muchas otras son sustituidas o combinadas con algunas extranjeras, mientras esto sucede la identidad de un pueblo se diluye y olvida, hasta no poder ser rescatada.

Guatemala es un país desde hace más de 500 años ligado a la cultura española, y a muchos de los cambios culturales procedentes de ella que se han gestado en América Latina, sí bien estos han llegado a dominar, nunca han podido sustituir tradiciones y costumbres de más de V siglos, no en un pueblo fuertemente atado a una cultura diferente.

Una cultura tan fuerte y distinta, que ha soportado el pasó de los años, en muchos casos sin cambio alguno, y en otros con ligeros cambios, producto más de problemas económicos que por falta de amor a ellos. Y ha tomado algunas tradiciones españolas como propias, sin modificarlas y sin perder la esencia de la misma.

Algunas tradiciones heredadas durante la colonia han perdido fuerza y han desaparecido, en Guatemala aún sobreviven algunas que no lo han conseguido en otras ex-colonias españolas y que incluso han sufrido cambios en la dentro del mismo territorio de España.

Mientras en Guatemala, ya no se acostumbra vestir de negro algunos días de Semana Santa, y se ha olvidado el cuidado brindado a la alimentación durante esos mismos días, aún se conservan las procesiones cargadas en hombros, que transitan sobre estrechas calles del centro histórico de Ciudad de Guatemala, Antigua Guatemala, y muchas poblaciones.

Otras tradiciones están a pasos de desaparecer, al menos en Guatemala, días que hasta hace unos años eran fechas muy especiales, celebradas por muchos católicos y muchos no católicos, tradiciones como: el Día de Reyes, el Día de la quema del Diablo, Día de los muertos, Día de los Santos Difuntos.

Mientras son substituidos por otros mucho más comerciales y nada relacionados con la cultura de este país, que aún se apega a las propias, como: Halloween que antecede al día de muertos ha ganado terreno, sin aún lograr eliminar la tradición de comer “fiambre” el Día de muertos.

La Navidad o Noche buena, que en muchas familias se ha modificado sustituyendo tamales y platillos más tradicionales por el pavo ó pierna, y que en el mejor de los casos – ambos – comparten la mesa; mientras se han agregado a esta fecha regalos y decoraciones no nativas como el árbol navideño, las que hasta hace algunos años antes eran inexistentes.

Estas son algunas tradiciones que en su momento son fruto de una creencia religiosa, que llego a tornarse en una tradición y una costumbre distintiva, que ha perdido fuerza, aunque estas celebraciones y días específicos, ya no pueden ser considerados en la mayoría de los casos una fiesta religiosa, han sido abandonados por otros que han cambiado de religión, dando una razón a para dejar de realizarla, con lo que a mi parecer olvidaron con ello lo que hace distinto el vivir en Guatemala, que el vivir en otro país.

En algunas partes de nuestros países vecinos, algunas o todas las tradiciones y costumbres prácticamente han desaparecido, sustituidas por días nada nuestros como “el día de acción de gracias”, que sí bien deben ser respetadas, y que pueden ser celebradas por quién lo desee.

Muchas de estas nuevas fechas, sustituyen a fechas tradicionales del país, y se vuelven una costumbre, más que una tradición, si bien, no deben ser incluidas dentro de un calendario cultural permanente, al no pertenecer originalmente al país.

Algunas culturas resisten más que otras en embate de tradiciones más materiales – no en todos los casos, familias y lugares -, mientras otros carecen de una identidad propia al haberlas abandonado, un ejemplo de estos países es China, cuya cultura ha resistido los embates y se transmitió al planeta entero, pero ahora se empieza a perder dentro de sus propias fronteras.

No debemos olvidar que los años han pasado, que las situaciones no son las mismas, y que hoy es posible encontrar a un ciudadano de cualquier país habitando en un segundo país, como si hubiese nacido en él. Algo que beneficia a la interculturalidad, y que perjudica a la identidad de algunos países más que de otros.

~ por Diego Guate en diciembre 14, 2009.

2 comentarios to “Pérdida de la identidad de un País”

  1. […] https://diegobacha.wordpress.com/2009/12/14/perdida-de-identidad-de-pais/ […]

  2. Hola me encanta vuestro blog, si queréis os añado a mis enlaces favoritos en mi web y vosotros me añadís a mi, saludos y gracias por la información que a diario ponéis en la web, nos vemos!!

    http://hoysecumplen.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: