Estar conectados… ¿Adicción? ¿Costumbre? ¿Necesidad?


En los últimos años Internet ha llegado a ocupar una gran parte de nuestras vidas, y ha pasado de ser accesible en determinados lugares, a ser accesible en cualquier lugar. En algunos canales de televisión internacionales se ha tratado de delimitar lo que es una adicción a está y lo que es aceptable.

En estos programas, muestran casos de personas que postean lo que hacen durante todo el día, desde lo que comen, cuando realizan alguna actividad especial ó común; desde sitios como: Twitter, hasta llegar a My Space o incluso Facebook, por lo que cualquiera que preste atención, podrá conocer la rutina diaria de los mismos.

Muchas de estas personas, nunca – de ser posible – apagan sus computadoras, o sus teléfonos celulares, y son capaces de revisar a cualquier hora si existe una actualización, un mail ó alguien se encuentra disponible; siendo esta situación algo que en algún momento llega a afectar la vida de estas personas, al afectar antes a quienes los rodean.

Sí bien, en los últimos años la necesidad de permanecer conectado, e interactuar con el mundo se ha vuelto una necesidad para muchos, para otros se ha vuelto una costumbre el permanecer conectados y disponibles, mientras para unos cuantos se ha vuelto una adicción, de tal grado, que cuando tienen algo importante que decir, lo hacen antes por estos medios, antes incluso de comunicarlo a sus familiares y amigos cercanos.

Personalmente veo al Internet como un mal necesario, acepto que debo permanecer conectado – sin vivir conectado -, por lo que prefiero estar conectado en momentos en que debo estarlo, en que necesito estarlo y también en algunos momentos en los que no existe una razón para hacerlo.

Si bien, el resto de momentos elijo olvidarme de su existencia, y leer un buen libro –de ser posible -, salir más a disfrutar al aire libre – cuando es posible -, ejercitarme, caminar sólo o acompañado, y realizar cualquier actividad que me permita disfrutar y compartir con quienes amo, y porque no, también de un tiempo en soledad.

El Internet llego para quedarse, nos facilita la vida, y también al igual que otros medios lo han hecho antes nos vuelve dependiente de él; si bien sus ventajas y beneficios son superiores a los que otros medios previos han podido ofrecer, porque reúne a todos los medios anteriores en un solo lugar, adicionando la interactividad.

Otros medios como: la radio, la televisión, el correo escrito, los telegramas, el teléfono, e incluso la misma comunicación personal directa – hablada -, se han visto extintas, han tenido que adaptarse o han pasado a un segundo plano, al poder comunicarse instantáneamente de un lugar a otro, sin tener que movilizarnos.

Sí bien, las ventajas son muchas, las desventajas pueden ser aún peores, si no aprendemos a controlar el poder que posee, y aprendemos de igual forma a reconocer que existen muchos momentos en los que simplemente no debemos de estar conectados.


Anuncios

~ por Diego Guate en diciembre 10, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: