Guatemala, ¡un pasó más!


Bandera de Guatemala

Desde siempre he creído en que un futuro próximo, Guatemala será un país con consciencia social, con consciencia ecológica y sobretodo un ejemplo de lo que un país puede llegar a ser después de haber estado en último lugar.

Siempre he deseado que este momento me alcance mientras vivo, y he tomado la determinación, al igual que muchos de mis conciudadanos y muchos extranjeros radicados en esta tierra, de trabajar porque esto suceda, al menos a mediano plazo.

La labor que enfrentan quienes ya lo hacen como una forma de vida es simplemente monumental, y la mayor limitación no se encuentra en otro más que en el mismo pueblo, decidido muchas veces a permanecer ignorante de los cambios propios que debe llevar acabó.

Cambios algunas veces radicales, que permitan conservar en la mayor parte posible su cultura y su forma de vida; elementos complejos y únicos como son sus creencias, costumbres, tradiciones y vestimenta.

Me avergüenzo de ver a un pueblo aún rico, como pocos, abandonar siglos de una forma de vida fructífera y estable, por una vida de éxitos no garantizados, llena de falsos profetas, sin valores sociales, sin respeto y sobretodo sin consciencia más que al interés particular.

Nada me gustaría más que colaborar en encontrar una forma en la que puedan convivir las culturas milenarias que aún sobreviven, culturas que valoran y cuidan los recursos naturales, tanto como lo hacen con su identidad, con la decadente, consumista e interesada sociedad moderna – influida más no definida por el capitalismo y el consumismo -.

Recordarle a todos y cada uno de los habitantes de este país – si lo supiera -, de donde provienen, recordarles quién son, de que forman parte; que olvidaran los malos hábitos sociales y culturales que han aprendido, desde talar por cultivar, mientras olvidan dar los cuidados necesarios al suelo que podría alimentarlos por generaciones y no por lapsos de tiempo muy cortos.

Recordarles que el pensar sólo en sí mismo muchas veces puede ser malo, al limitar las posibilidades de desarrollo y porque puede eliminar las posibilidades de sobresalir de muchos, decirles que es posible la convivencia pacifica y productiva de múltiples culturas, aunque ya lo deben de saber, y en muchos casos ya sucede.

No veo porque alguien deba abandonar quién es, abandonar su herencia cultural, y abandonar una forma de vida que ha probado ser eficiente, para poder adquirir una profesión, mejorar su nivel económico, cuando conozco y sé de algunos que han logrado poseer todo esto junto, y no pueden estar menos que orgullosos de sus logros y de sus orígenes.

En Guatemala el desarrollo es posible, y no depende únicamente de un gobierno, y quienes mejores posibilidades y mayores recursos – obtenidos limpiamente -poseen son prueba de ello. Muchos me dicen que el trabajo duro no es suficiente para sobresalir, que se necesitan “conexiones” y que estas son difíciles de encontrar, y no concuerdo con ello, sé que las “conexiones” facilitan el proceso, pero no garantizan el éxito, y menos aún una futura estabilidad económica, por lo que no deben de ser consideradas por nadie como vitales.

Guatemala somos todos, y sé que en muchos casos nos dividimos, en otros aceptamos las “divisiones” establecidas siglos atrás, y que en otras alguien más llega a dividirnos, argumentando representar a unos, o que alguien representa a los otros.

Basta de divisiones, de esperas por beneficios que nunca llegaran sí no damos el primer pasó para ello, ejemplos de trabajo en equipo por cientos de pobladores existen, trabajos que han permitido acceder a mejores servicios o que ha llevado a acceder con mayor facilidad a rincones olvidados de este país, esto sin esperar que un gobierno y un estado apenas capaz de sobrevivir lo haga.

No digo con esto que le retiremos la obligación al estado y por ende al gobierno de llevar mejores servicios y mayores posibilidades – de educación, infraestructura, seguridad, etc. – a cualquier rincón del país, sólo digo, que, algunas veces unidos podemos lograr más, mientras el estado orienta sus fuerzas a las poblaciones a las que les es imposible promover su propio desarrollo, al menos hasta que este sea capaz de volver a cumplir sus obligaciones.

Amor por Guatemala

Anuncios

~ por Diego Guate en agosto 23, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: