¿De quién es Guatemala?


guatemala indigena

Guatemala es de todos, de cada persona que ha nacido en esta tierra, de cada persona que ha decidido hacer de este país su hogar, de cada persona que tenga en su sangre una parte de la riqueza que este país posee.

Desde hace mucho tiempo he escuchado exigencias, que en su mayoría son lógicas, y totalmente respetables; tanto, como he escuchado otras que sobrepasan los límites de la ignorancia, convirtiéndose en discursos absurdos, que lejos de llevar al país a un futuro mejor, lo llevan por el camino de odio, de la división y de la miseria.

He leído, escuchado, presenciado expresiones de odio entre personas de diferente origen étnico, y entre dos personas de diferente nivel socioeconómico, y me parece contradictorio que quién más odio y resentimiento lleva sobre sus hombros es quién menos debe atacar, y es sin embargo, quién más ataca.

Hace unos días recibí un correo no deseado, cuyo asunto llamo mi atención, el que lejos de causarme una reacción positiva, me molesto profundamente, el e-mail, supuestamente proveniente de una organización que apoya al actual gobierno – algo con lo que no tengo problema en absoluto, la libertad de expresión existe y está garantizada por la constitución -, aún así, encontré algunas frases discriminatorias y segregatorias.

En el mismo se anexa un archivo, y se pide la reforma de la constitución, para permitir la reelección presidencial, algo que tampoco veo como problemático, sólo me pregunto sí Guatemala ha contado con gobiernos que realmente se ocupen de su pueblo, y al hablar de pueblo no hablo de ricos o pobres, hablo de toda la población en general.

Al hablar de ocuparse de la población en general, hablo de seguridad jurídica y social, hablo de salud, de educación, hablo de motivar la inversión extranjera para la creación de empleos que el mismo estado no puede crear, también hablo de estabilidad económica que beneficia a todos, como también se incluyen en estas acciones, la de libertad de información.

Por palabras que narran años de nuestra historia, sé, que han existido gobiernos que lo han intentado, que lejos de alejar a la empresa privada – la que todos saben es la mayor fuente de empleos -, a atraído a la misma a pesar de el rechazo de otros estados para que este pueda ejecutar los cambios necesarios para el bienestar de toda la población del país.

No considero que Guatemala sea un país que pueda conseguir la “estabilidad” y la “continuidad” de proyectos, con mantener al mismo presidente – no digo tampoco que no sea posible -, pero no considero que esto sea posible en país dividido, y mucho menos con gobernantes y gobiernos que dividen a la población, ya dividida por la historia, por la sociedad, por factores económicos y culturales.

En el archivo anexo dice: “…en que la oligarquía, la derecha y la burguesía se unificaron para la gestión de sus aviesos y voraces intereses, y llevar a cabo un golpe de Estado…”, palabras que no me dejan duda de que motivan la división más que la unión; no niego que el país se encuentre controlado por una oligarquía, y creo menos que esta pueda dejar de ejercer presión y control sobre el país sí es atacada.

Algunas líneas más tarde dice nuevamente: “…por parte del gran empresariado (CACIF), de la oligarquía burguesa en componendas con un grupito de militares, de alta y retirados, para retroceder el avance que este Gobierno, en materia social, ha emprendido en beneficio de más de 10 millones de guatemaltecos que vivimos en la extrema pobreza y en la pobreza.

Si bien el termino “burguesía” puede ser aplicado en cualquier país del planeta, la burguesía es “un grupo social que puede identificarse por su papel en un modo de producción, caracterizado por una posición en las estructuras de producción y por establecer relaciones de producción específicas con otras clases”. Lo que confirma nuevamente que sin ellos, millones quedarían desempleados, y el ciclo económico natural del país, severamente limitado.

Personalmente me molesta la división de clases sociales, me molesta la utilización sin razón, sin base, y sin necesidad, de términos despectivos, de términos segregatorios, que lejos de hacer que aquellos con los recursos suficientes para invertir en el país, y producir con ello fuentes de empleo, decidan retirar sus inversiones del país, ó decidan no ejercerla al verse atacados.

Debo reconocer que Guatemala es uno de los países con mayores diferencias entre ricos y pobres, y reconozco que gran parte de población habita en estados de extrema pobreza y pobreza, y que muy pocos – quizás sólo unos miles – viven en situaciones de extrema riqueza, y sin embargo, todos deben de reconocer, que los problemas de seguridad nos están afectando a todos, lo que lejos de separarnos, debe de unirnos.

Estoy de acuerdo con que se realicen proyectos que ayudan a los más necesitados, y los sectores de la población generalmente no alcanzados por los proyectos de desarrollo estatales, también concuerdo con muchos de los programas que el actual gobierno ha implementado, pero no concuerdo con la forma “transparente” en que están llevando a cabo todo, forma por la que nadie sabe realmente cuanto están costando estos proyectos, y sí es posible mejorar su cobertura y su efectividad.

También, no dejo de pensar en que la ayuda debe de llegar a quienes realmente la necesitan, y después a el resto; porque, personalmente se de casos de personas que se encuentran en estados cercanos a la extrema pobreza, que han recibido ayuda – siempre condicionada a alguna actividad de beneficio para la población de la misma área -, y que han vendido lo que se les ha entregado, con lo que no ayudan a nadie más que a sí mismos.

Sé de otros casos, en los que sus viviendas están en el peor estado posible, que prácticamente viven sin un techo – por falta de mantenimiento – a pesar de contar con uno, y que a pesar de poder utilizar los recursos que les fueron entregados, los utilizan para comprar productos innecesarios – al menos en su situación – como: un televisor pantalla gigante ó de más de 21”, lo que lejos de motivar a quienes ayudan los desaniman, y la ayuda deja de llegar nuevamente a quiénes realmente la necesitan y la aprovecharían.

Guatemala es de todos, Guatemala somos todos, todos los habitantes de una aldea a horas del centro poblado más cercano, todos los habitantes de un pueblo en cualquier rincón del país, todos y cada uno de los habitantes de una ciudad importante del país, y también todos los habitantes de la capital y sus áreas cercanas.

Amor por Guatemala

Anuncios

~ por Diego Guate en agosto 11, 2009.

Una respuesta to “¿De quién es Guatemala?”

  1. Hola estimado blogger
    Excelente tu blog, muy bueno, te felicito.
    Me encantaría contar con tu blog en un directorio que poseo.
    Si lo deseas no dudes en escribirme a jackelinesilvajauregui@hotmail.com
    Exitos con tu blog.
    Un beso
    Jackie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: