La misma historia: padres sin memoria


padres e hijos

He tenido la desdicha de presenciar, lo que yo catálogo como falta de memoria, como la mayor falta de aprendizaje de la que el ser humano es capaz. Como es normal en muchos países latinoamericanos, el azote físico de padres a hijos en determinados momentos es aceptado – algo que lamentablemente a veces es imposible de evitar -, más no debe ser nunca la única forma de regaño de la que un padre debe hacer uso.

Mis padres me enseñaron que golpear a los hijos, es generalmente una reacción producto de la desesperación y la sensación de incapacidad de impotencia de un padre para con una acción o una falta de sus hijos. Tuve la fortuna de crecer con padres determinados a evitar los golpes físicos, y decididos a apelar a la razón de pequeños necios, traviesos en exceso, y completamente ignorantes, por falta de la comprensión de una corta edad. Razón por la que las veces que un azote fue la única solución pueden ser contadas con menos de los dedos de una mano.

No es así el caso de muchos de mis conocidos, y es una oposición a la realidad de millones de niños de mi país, y con total seguridad de millones más en el planeta. Personalmente condenó la violencia en cualquiera de sus manifestaciones, y me agrada el que al prácticamente no contar con reacciones violentas, quienes se encuentran a mí alrededor en determinadas circunstancias logran imitar mi aparente calma.

No digo que nunca tenga el deseo de hacer uso de la violencia, cuando la razón y el sentido común se agotan, pero sí que no planeó usarla a menos que sea en defensa personal y sin otra alternativa posible. Veo la violencia infantil como uno de los peores actos de cobardía, de falta de sentido común y de arrogancia de los que el ser humano puede ser presa, y más aún, cuando esta violencia proviene de padres que tuvieron la desdicha de vivir una infancia violenta, y que a pesar de recordarla con rencor y resentimiento, buscan – la mayoría de las veces – inconscientemente repetir el nacimiento de ese sentimiento ahora hacia ellos, de parte de sus propios hijos.

Toda persona que ha sufrido en carne propia lo doloroso de las correcciones violentas, debe recordar que mientras más violencia usamos,  – generalmente – más violencia será usada por las víctimas en otros seres indefensos. Algunas veces he escuchado que estos actos son reflejo de la ignorancia, y rechazo esta afirmación, y estoy seguro que son producto de la falta de memoria, producto a su vez de la capacidad humana de bloquear todo recuerdo desagradable.

Por lo que me gustaría recordarle a toda persona que carece del sentido común suficiente, que no recuerda – o prefiere no recordar – lo que sufrió en su infancia, que vive con resentimiento para con sus padres, que esta repitiendo la historia sin importar que “razones” pueda creer tener para actuar de formas violentas contra otros indefensos, a quienes debería de proteger y educar de la mejor forma en que es posible, hablo de educación social y cultural – lo que se debe enseñar en casa -, no de educación escolar.

Familia jugando

Anuncios

~ por Diego Guate en agosto 10, 2009.

Una respuesta to “La misma historia: padres sin memoria”

  1. Muy bueno su comentario Diego. yo también crecí en un hogar que la paciencia y el dialogo era una gran herramienta. Aunque critique a mis padres porque pensé que si tal vez hubieran sido más estrictos yo sería diferente pero me doy cuenta con sus palabras que no. Que al contrario me educaron muy bien y que sí hubo golpes fue contados con los dedos de la mano y cuándo ya se había apelado a todo lo razonable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: