Risa, medicina para el alma


risa

La risa es la mejor medicina para el alma, al menos eso afirman muchos. Y como reírse no tiene nada de malo, y tiene todo de bueno, entonces para variar un poco dejo algo que me dio risa en días pasados.

Llega un niño a la farmacia y dice:

Señod, me da un condon, pod favod.

El vendedor no lo puede creer y le dice:

¿Qué?

Y el niño le dice:

Me da un condon pod favod.

El vendedor le dice atontado:

¿Para qué quieres tú un condon?

El niño le dice:

Pada amarradme ed zapatito.

Viene la mamá de Pepito y muy enojada le dice:

¡Pepito! ¿Por qué le pegaste a tu hermana con la silla?

Y Pepito responde:

¡Porque el sofá era muy pesado!

perrito-enojado

Te mato

Un hombre le pide ayuda a su vecino para que le ayudara a mover un sofá que se había atorado en la puerta. Uno se fue a un extremo y el otro también. Forcejearon un buen rato hasta que quedaron exhaustos, pero el sofá no se movió.

Olvídelo, jamás podremos meter esto, dijo el hombre.

El vecino lo mira con extrañeza y le pregunta:

¡Ahh! ¿Era meterlo?

El guardia civil le dice:

¿La documentación?

El conductor le responde:

No tengo.

¿Los papeles del coche?

El coche es robado.

¿Me deja ver su guantera?

No, tengo una pistola.

¿A ver su maletero por favor?

Llevo tres muertos.

El civil no sabe qué hacer, y llama al general.

Llega el general al sitio del suceso y habla con el conductor, y le dice:

¿La documentación?

Sí, tenga.

¿Los papeles del coche?

Tenga, son estos.

¿Me deja ver su guantera?

Sí, mire, tengo las luces…

¿Puede abrir su maletero?

Mire, tengo los triángulos y todo lo obligatorio.

El general dijo:

Pero si los guardias me han dicho que no tenías documentación, que no tenías los papeles, que llevabas una pistola, y que llevabas tres muertos en el maletero.

Y el conductor le dice:

¿Y también te dirán que iba a 260 Km/h?

Eso, era uno que iba con su Ferrari a 260 km/h y la civil le hace el alto.

rugbisitico

Un pobre hombre estaba acostado en su cama, con una enfermedad terminal, le quedaban pocas horas de vida.

De repente huele el aroma de los tamales recién hechos, fresquitos.

Para él no había nada mejor en el mundo que los tamales de su mujer Chepa.

Haciendo un esfuerzo sobrehumano, baja las escaleras y, dirigiéndose al comedor, empieza a percibir el vapor que lleva el aroma a masa de maíz, carne de cerdo y pollo que desde la cocina emanaba.

Llega hasta la mesa de madera donde se encontraban extendidos los suculentos tamales y toma uno viendo que sus esfuerzos habían valido la pena, sería como su último deseo, cuando repentinamente… zuácate… siente un fuerte golpe de cucharón en la cabeza que merma sus

facultades y casi lo hace caer presa de la debilidad en sus piernas.

Tratando de no desplomarse al suelo hace un giro por voltear la vista, alcanza a ver a su mujer con un cucharón de hierro en la mano, diciéndole:

Ni se te ocurra, carajo ….! son pa’l velorio…!

diferencias resaltadas

Anuncios

~ por Diego Guate en mayo 11, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: