¡Ayer! ¡Hoy! ó ¡Mañana!, ¡Entre la vida y la muerte!


Desde pequeño han intentado enseñarme a pensar siempre en el mañana para evitar que me tomé por sorpresa, a disfrutar el hoy y el ahora porque no regresará jamás, y a recordar el pasado para poder aprender de el y revivirlo cuando necesite ó quiera hacerlo.

anciano-nino

Me gusta vivir el presente lo mejor que puedo, disfrutar cada momento y tratar de descubrir algo bueno en medio de lo adverso. Creo que lo malo y lo bueno no existen, son simples ambigüedades que cambian de persona a persona, aunque debo reconocer la existencia común de acciones catalogadas y admitidas por muchos como algo bueno ó malo, lo que las convierten en normas sociales.

Por lo general no soy de los que se deprimen ó molestan por un tiempo relativamente largo, soy de los pocos – creó – que sienten que el estar emocionalmente en un estado de depresión ó enojo es simplemente agotador.

frente al mar

Mis momentos tristes duran poco, y mis momentos de enojo duran aún menos, sé que muchas veces me han catalogado de insensible, y sólo pocos han descubierto en mí el cansancio y la incapacidad que producen en mí estás emociones, por lo que tiendo a enfrentarlas mucho más rápido que la mayoría y a la vez a buscarles un lado positivo.

Muchos aceptan a la muerte como un mal necesario, y pasan en luto por períodos prolongados de tiempo; no sé en que momento, tampoco que me hizo observarlo y hasta entenderlo de una forma distinta, el sentimiento existe de una forma distinta en mí.

disfrutando la lluvia

Para mi la vida es un regalo con fecha de caducidad, por lo que hay que disfrutarla al máximo, y decir lo que deseamos decir a quién deseamos decirlo, mientras la muerte es el final de la vida, el alcance de la fecha de caducidad del regalo de la vida; por lo que a pesar de extrañar a la persona que nos deja, nunca he podido sentir más que cierta tristeza ó depresión, no siempre que haya dado de mí todo lo que he podido y querido a esa persona, y no mientras tenga en mi memoria el recuerdo de momentos felices, momentos tristes, momentos inolvidables, enseñanzas y aprendizajes, no mientras las diferencias se hayan diluido.

Veo la muerte como un pasó natural, en el que los que quedamos debemos aprender a vivir sin ese ser amado, y debemos celebrar su vida, sus enseñanzas y los momentos que compartimos, para mi la muerte no deja de ser un pasó de nuestra existencia.

A veces al recordar momentos vividos con personas cercanas a mi, personas que ya no están junto a mi, algunas lágrimas corren, acompañadas de una sonrisa, e incluso de una risa, porque a pesar de no estar conmigo físicamente, siempre vivirán en mi memoria, y por lo tanto siempre vivirán en mí.

tomar cafe

También mis recuerdos vivirán en las memorias de mis hijos, como anécdotas de personas que amo y ame, personas que me acompañaron en el camino que me ayudaron a seguir el camino que me hizo llegar a ser quién soy ahora, personas que jamás podrán conocer, pero de las que sin embargo aprenderán a través de mí.

Me gusta vacilar entre el pasado ya escrito y el futuro por escribir, porque aunque viva el hoy, siempre pienso a largo plazo lo que deseo, y a su tiempo siempre ha llegado. Vive la vida hoy, que no sabemos cual es nuestra fecha de caducidad.

the-end

Anuncios

~ por Diego Guate en marzo 28, 2009.

2 comentarios to “¡Ayer! ¡Hoy! ó ¡Mañana!, ¡Entre la vida y la muerte!”

  1. wow excelente

  2. ES MUUUYY BOOOONIIITO WOOOOOW 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: