¿¿Consumidor con ó sin conciencia??


Hace unas cuantas hora, leí y escuche (on-line y TV) opiniones de economistas sobre la crisis económica que tiene al planeta temblando; crisis que irónicamente esta siendo producida por la misma sed de consumo que ha creado el crecimiento constante de una forma de vida que se ha corrido como sí fuese un rumor por el mundo, la sed de consumo conocida comúnmente como: Capitalismo, pero aplicado, lo que produce un consumidor sin conciencia económica alguna.

 

Un consumidor sin conciencia no es nada más que una persona que trabaja cada día y es capaz de adquirir productos que desea, la diferencia entre un consumidor con conciencia y uno sin conciencia radica en la capacidad del segundo de diferenciar que productos necesita sobre que productos quiere, y a la vez decidir si el precio a pagar es justo ó no por el producto que desea adquirir. De ser justo el precio y siendo el producto necesario el consumidor con conciencia procederá a su compra, habiendo planificado por una necesidad existente o por una potencial necesidad de utilización en un futuro cercano.

 

El consumidor sin conciencia es capaz de adquirir productos que no necesita, a un precio excesivo e incluso endeudándose para poder adquirirlos, no quiero decir con esto que no debemos comprar nada que queramos y no necesitemos, sería convertirnos en esclavos de nuestras necesidades.

 

Cada persona debe de aprender a reconocer sus necesidades y a diferenciarlas de sus deseos, para poder balancearlos y decidir que necesita y que gustos se puede dar a pesar de no necesitarlos, por ejemplo: nadie en el planeta necesita pagar un millón de dólares por un traje o un vestido, nadie necesita pagar diez millones de dólares para adquirir una vivienda estacional, son gustos que algunas personas tienen la fortuna de poder darse, gustos que en todos los casos son más producto de un deseo que de una necesidad.

 

Los analistas coincidían que la población de Estados Unidos, tiende a consumir productos que no necesita, a precios que no puede pagar, en momentos en los que no debería de adquirirlos y a pesar de todo se siente feliz pensando que realizo una excelente adquisición, y daban como ejemplo la adquisición de equipos para ejercicio, que en la mayoría de los casos son guardados sin nunca ser utilizados; también incluían la adquisición de vehículos agrícolas para transportarse en ciudades completamente asfaltadas y regiones en las que estos vehículos que consumen mayor cantidad de combustible no son necesarios.

 

Analizando estos ejemplos y otros que brindaron, me doy cuenta que ese tipo de cultura y costumbre consumista, ha invadido el planeta; haciéndonos desear lo que no tenemos y que a la vez no necesitamos, haciéndonos sentir menos por no poseer elementos materiales que no nos hacen mejores que otros, y que por el contrario nos hacen en algunas ocasiones perder momentos valiosos, ó incluso que dejemos de utilizar nuestras capacidades.

 

Nadie puede negar haber adquirido alguna vez un producto que sabia no necesitaba, que incluso alguna vez adquirió un producto que no sabia como utilizar, y que ahora no puede vivir sin ese producto o bien no conozca el paradero de ese producto que utilizo en contadas ocasiones; todos hemos adquirido alguna vez algo de lo que ahora no podemos desprendernos por mucho tiempo, como un iPod ó uno similar, algún teléfono móvil o un PDA que cuenta con más capacidades de las que realmente utilizamos, e incluso productos que nos hacen más placenteras ciertas actividades, pero que sin embargo utilizamos muy poco como un televisor de pantalla gigante o suficientemente grande, una pantalla LCD o productos similares, que utilizamos en la mayoría de los casos con poca frecuencia, y que son de costos elevados.

 

Debemos de aprender a diferenciar lo que necesitamos, lo que deseamos y lo que si utilizamos, sobre lo que queremos, no necesitamos y no vamos a utilizar demasiado, para poder adquirir solo lo que en realidad vamos a utilizar constantemente, para evitar invertir en más objetos que olvidamos existen, objetos que rara vez utilizamos, ú objeto que nunca aprenderemos a utilizar porque nunca tomamos el tiempo y las energías necesarias para aprender.

Anuncios

~ por Diego Guate en noviembre 3, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: