¿Quién se ríe de quién?


 

Hace unos minutos leí “El secreto del amor : reirse de uno mismo” y me parece interesante el hecho de la poca cantidad de personas que conozco capaces de reírse de si mismos con total libertad, confianza, seguridad y sin temor a afirmar que son capaces de hacerse reír a sí mismos.

 

Tengo que reconocer, al igual que cualquier ser humano, que me encanta reír, y reír, me encanta reír hasta llegar al punto de no poder controlar mi risa, reír hasta llorar, reír hasta sentir que he hecho unas cuantas sesiones de ejercicios físicos sin haber sí quiera empezado uno sólo; no creo que exista algo tan simple, tan eficaz y a la vez tan divertido como reír.

 

En algunas ocasiones me gusta pensar que nadie da el derecho de reír a nadie más de sí mismo, sí cada persona no es capaz de reírse de sí mismo, es cierto que muchas personas no son capaces de reírse de sus errores, de reírse de lo que son o no capaces de hacer en determinado momento o en determinada circunstancia, personalmente soy de risa fácil en la vida diaria, y de risa difícil cuando se refiere a humor televisivo o de tipo grafico.

 

Tengo amigos y amigas capaces de reírse de sí mismos en los peores momentos, e incapaces de hacerlo al cometer errores simples; son estos mismos los que podrían reírse si al dar una conferencia frente a 1000 personas (sólo por colocar una cifra) resbalaran y todos los presentes quedaran en silencio, reirían con tal fuerza y convicción que serían capaces de recuperar totalmente sus energías después de haber caído, y capaces de usarse como un factor de burla para hacer reír a los espectadores y hacerse reír más aún a sí mismos, y terminarían disfrutando el momento en incontables ocasiones al comentarlo ó al revivirlo.

 

 

Debo reconocer que es una actitud que consideran admirable, una característica que pocas personas pueden tener, y que pocas veces puede llevar a convertir un hecho bochornoso y hasta perfectamente catastrófico en un hecho digno de recordar y simplemente capaz de volverse algo casi épico, que conlleva en un futuro a risas igual de poderosas, e igual de agradables.

 

Creo que la risa es la mejor medicina, una cura efectiva contra los malos sentimientos, contra las emociones difíciles, y aún mejor, una cura efectiva contra el envejecimiento, porque es tan admirable poder observar reír a un anciano, y ver a la vez reír a un niño pequeño, que hace simplemente desaparecer las diferencias que los separan, con lo que el anciano vuelve a ser tan niño ó incluso más que el mismo infante.

 

En fin, que mejor que una buena carcajada para curar cualquier mal rato, cualquier mal sentimiento, y cualquier hecho por más bochornoso o desagradable que pueda ser, reír nos hace únicos, y ser capaces de reír de nosotros mismo nos hace aún más especiales.

Anuncios

~ por Diego Guate en octubre 18, 2008.

Una respuesta to “¿Quién se ríe de quién?”

  1. Hola Diego,
    Gracias por el enlace
    Un saludo
    http://pablorpalezuela.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: