Un gobierno y su razón de ser…


Un gobierno y su razón de ser

 

Hace unos días, pude notar en un diario de circulación nacional, que el actual gobierno de mi país solicita cantidades exageradas de recursos para destinarlas a una sola causa; exageradas por el porcentaje que representan para el presupuesto nacional que siempre he considerado demasiado pequeño para las necesidades de inversión y desarrollo que necesita el país.

 

El presupuesto nacional ha ido creciendo consecutivamente en los últimos años, en los que si no me equivoco se ha por lo menos duplicado una vez; me gusta la idea de tener un gobierno capaz de invertir en sus ciudadanos, un gobierno que sea capaz de ganarse a aquellos que no lo eligieron y especialmente de mantener a aquellos que si lo hicieron, personalmente no elegí al actual gobierno, y hasta el momento no creo que lo elegiría si pudiera regresar al momento de emitir mi voto.

 

No creo que nadie este en desacuerdo, al pensar en las necesidades primarias de un país; para muchos el primer factor a considerar es la seguridad, seguida de cerca por el trabajo y este muy de cerca por la salud. Para mi la necesidad más importante no es ninguna de las tres anteriores, es una necesidad que suplida adecuadamente puede facilitar el desarrollo de las tres anteriores, y que aún me sorprende ver en ocupar un tercer o cuarto lugar después de otras necesidades importantes, pero no tan vitales para el desarrollo del país como está, la educación.

 

Al educar a un país, los resultados no serán a corto plazo, pero en un mediano plazo la población esta mejor preparada para garantizarse a sí misma medidas sanitarias básicas en casos en los que el estado no las pueda ofrecer, y evitar en un mayor grado el contagio de enfermedades incrementadas por el medio ambiente (dengue por ejemplo), al tener una población educada existe una mayor posibilidad de que inversionistas nacionales y extranjeros decidan realizar inversiones en el país, lo que brinda la posibilidad de mejores trabajos para los que ya cuentan con uno y para un trabajo para aquellos que no cuentan con uno.

 

Y ¿que pasa con la seguridad en un país educado?, exactamente lo mismo que con las otras dos necesidades, la misma población al ser educada puede optar por puestos de trabajo para los que actualmente no está capacitada, y conoce en la mayoría de los casos mejor sus necesidades, las de sus familias y si esta educación fue bien ofrecida y fomentada, posee el deseo innato de aprender más, de culturizarse, de actualizarse y esto lo hace a la vez más apto para optar por puestos de trabajo que lo alejan de las calles y permiten a sus hijos optar por una educación de mejor calidad y por lo tanto también alejarlos de las calles.

 

Con lo que la violencia familiar y la inseguridad de la falta de una familia disminuyen radicalmente, prácticamente todos saben que una familia en la que ambos padres cuentan con educación es menos probable que se den problemas de violencia intrafamiliar, problemas que causan desintegraciones totales que si llevan a los hijos de estos a la calle, en las mejores circunstancias a prácticamente vivir en casas de amigos, en lugares de estudio ó en lugares de trabajo para estar la menor cantidad de tiempo posible en sus hogares con las partes de su familia que producen este deseo de huir.

 

Antes de que un estado pueda exigir más recursos, debe de probar a todo aquel que gobierna que es capaz de administrar adecuadamente los recursos con los que ya cuenta, y que efectivamente estos recursos son insuficientes; no pedir más recursos cuando existen muchas áreas del estado que trabajan fuera de un orden necesario y que imposibilitan el desarrollo de un país.

 

He notado en los pocos años de vida que he acumulado, que han existido gobiernos que han intentado orientar al país en ese camino, gobiernos que han dejado al país en una línea segura de crecimiento y desarrollo, si se siguen la mayoría de sus acciones y se respetan los logros, algo que el siguiente gobierno tiende a anular, y a hacer de menos, pero no pueden dejar de reconocer que fue un avance, aún mínimo, un avance difícil de retroceder y difícil de negar. Es cierto que estos avances muchas veces no llegan a los lugares más necesarios, pero también es cierto que estos mismos avances se deben dar y se dan primero en los sitios en donde la población es mucho mayor, en donde la inversión a realizar va a afectar a una mayor cantidad de personas.

 

Por ellos es común la división tan definida e innecesaria entre la población de la ciudad capital y del resto del país, que aunque existan áreas urbanas y ciudades importantes, son considerados como un todo (interior del país), algo que no es necesario y no es lógico, porque es un solo país, y las necesidades de desarrollo son distintas para cada región, por la diversidad cultural, lingüística, climática, e incluso las facilidades de acceso que existan o no existan.

 

Por lo que un país como Guatemala, debe de ser considerado uno, uno con diferentes barreras e ideologías, diferentes líneas de crecimiento, que a la vez llevan a un mismo lugar, al desarrollo; he de reconocer que en muchas ocasiones son aquellas personas con más preparación y mejor nivel socioeconómico quienes dan los peores ejemplos, pecan de ignorantes por el simple factor de no desear adquirir cierto conocimiento ó en algunos casos por haber crecido en una especie de burbuja, en la que nunca conocieron puntos de un país completamente dividido por el nivel económico y cultural de sus habitantes.

 

Un nivel educativo integral, deberá poder garantizar a cualquier persona la cultura y conocimientos suficientes para poder valorar y respetar a otros, para poder exigir derechos y cumplir obligaciones, para poder aceptar que a pesar de las grandes diferencias que nos hacen únicos, son precisamente estas mismas las que nos hacen un país con un potencial tan grande que es difícil de notar.

 

Por lo que un pueblo con educación tiende a tener un sentido moral adecuado a su realidad cultura, económica (incluso laboral), social y política; por lo que en un país ideal, podríamos olvidarnos de la existencia de apellidos y de movimientos ocultos para obtener un puesto en un alto cargo de gobierno, y podríamos encontrar en cada cargo público fuese el cargo que fuese, sin importar si es el del mismo Presidente de la República, un secretario de alguna oficina del estado ó alguien que forme parte del personal de limpieza y mantenimiento de una oficina de gobierno, a personas dispuestas a trabajar unas con otras para mejorar diariamente la situación del país, personas con la moral suficiente para hacer lo que se debe hacer en la forma más transparente y determinada posible, personas que llevarían a este país a tomar el lugar que por derecho propio tiene destinado.

 

Se que puede sonar una clase de utopía, y que la mayoría de mis conciudadanos dirán sin dudas que simplemente no es posible, y tengo que decirle precisamente a esos que no lo creen posible; es posible, es posible y es posible, es posible porque existimos aún ciudadanos con un anhelo de ver en un futuro cercano un país en el que cualquiera quiera vivir, es posible porque muchos trabajan cada día por lograr sus sueños, es posible porque tenemos los recursos para lograrlo, es posible porque nos hemos dejado gobernar por los pocos que no son capaces de hacer lo que debe de ser hecho, o simplemente se han dejado influenciar por aquellos que a lo que el que sea hecho no beneficia.

 

Si realmente regresamos a una etapa de nuestra infancia, en la que el ser policía, soldado, o algo similar, un estado en el que creíamos todo posible, un momento en el que nada era imposible, un momento en nuestra vida en el que los sueños son sueños porque están destinados a convertirse en realidad.

 

Es en ese momento al regresar a ser capaces de no ver limites a nuestros sueños, a nuestros deseos, a nuestra fuerza para lograr ser lo que realmente queremos ser, podemos notar que si trabajamos como si nada puede detenernos, podemos llegar realmente lejos, tan lejos que los obstáculos serán temporales y en poco tiempo podremos decirle al mundo, tal y como lo ha probado en su momento, en determinado tiempo de la historia que se puede, es posible, es difícil, puede ser incluso contraproducente si no se hace como debe de ser hecho, que después de estar tan abajo no queda otro camino que subir, subir, subir y llegar a ser lo que el destino tiene preparado para nosotros.

 

Si dejamos de quejarnos y empezamos a trabajar para hacer un país mejor, si dejamos de poner pretextos y hacemos lo que debemos hacer, si dejamos de hacer que otros hagan lo que debemos de hacer, si dejamos de tenernos lastima como país y reconocemos el potencial que tenemos, si dejamos de separarnos por razas, colores, idiomas, o costumbres, si dejamos de prejuzgar a todos por hechos que ya no son reales, si abrimos lo ojos y observamos realmente a donde nos han llevado nuestras divisiones, nuestras decisiones tardías, nuestras divisiones y la falsa ilusión de pensar ser mejores cuando no somos capaces de demostrarlo, no por no serlo, sino por no levantarnos y demostrarle al mundo lo que ya sabemos; solo así podemos despertar y empezar a hacer que nuestra meta de un mejor país, de una mejor vida este más cerca, y sea más real.

 

Por lo que, todo aquel que se llame a sí mismo guatemalteco, debe de poder reconocer la grandeza de nuestro país, y debe de ser capaz de dejar de admirar a países que a pesar de ser potencias económicas carecen totalmente de moral, ética, cultura y tradiciones, e incluso de una historia que los hace más valiosos.

 

Se que nadie que se llame a sí mismo guatemalteco y quiera realmente a Guatemala, evade impuestos, evita ir a elegir a un gobierno que regirá su destino por 4 largos años, porque sabe que si no paga impuestos como debe de hacerlo y no elige a sus gobernantes como es su obligación constitucional, no tiene derecho a exigirle a ese mismo gobierno que le brinde avances, que le brinde infraestructura, que le brinde educación, salud y seguridad gratuita, porque la educación, salud y seguridad que existe esta siendo pagada por aquellos pocos que si pagan impuestos, y defrauda a todos aquellos que si fueron a elegir a un gobierno que puede ser bueno o malo, pero que fue elegido por aquellos que si asumieron su derecho y su obligación de elegir a sus gobernantes.

 

Por lo que debo de decir, amo a Guatemala, y me duele ver que aquellos que más se quejan de que un gobierno (sea cual sea) no los protege, pero como puede exigir alguien que no cree en un cambio, la posibilidad de ese cambio; como puede alguien que no esta dispuesto a cumplir con todas sus obligaciones tener el coraje de exigir le cumplan sus derechos, cuando es este mismo quien evita que esos mismos derechos se cumplan para otros miles. Aquellos que dicen que no pagan impuesto porque simplemente alguien se va a robar ese dinero, es alguien que no se ha dado cuenta que mientras más ciudadanos cumplan con sus obligaciones fiscales, habrá más dinero para robar, sí, pero también habrá mucho dinero en las arcas de un estado que necesita invertir, y por lo tanto habrá más recursos de los que ya hay, incluso después de haber sido gran parte del mismo hurtada por ciudadanos que realmente son egoístas con su propia familia, con su propio futuro y con su propio ser, por no ser capaces de ver más que sus propias narices en esos momentos.

En fin, ¿cual es la razón de ser de un gobierno?, creo que la de hacer lo posible para lograr brindar a aquellos a los que gobierna un mejor futuro, la posibilidad de real de un desarrollo, de una mejor calidad de vida, y sobretodo la confianza de estar en buenas manos.

Anuncios

~ por Diego Guate en octubre 17, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: