¡SI! Otro temblor


¡SI! Otro temblor

 

Todos los que vivimos en Guatemala, por lo menos no en Petén, sabemos que es común que sean sensibles temblores de diversas magnitudes; algunas veces estos tienen epicentros en dentro del territorio y otras veces los tienen en áreas frente a las costas de nuestro país. Debemos de recordar que nuestro país es atravesado por una unión de placas continentales, y que por lo tanto somos más vulnerables que otros países a sismos de gran magnitud.

 

En Guatemala la pregunta no es si va a darse un terremoto, porque todos sabemos que la respuesta es SI. Y por lo tanto la pregunta correcta es ¿Cuándo? Y ese cuando puede ser cualquier día, como bien lo sabemos. Nuestro país sufre miles de temblores no sensibles cada día, y estos son producto del mismo movimiento de tierras que sufre nuestro planeta cada día.

 

Tenemos la fortuna de que los temblores se dan con frecuencia, que no se extienden por demasiado tiempo y sobre todo que las magnitudes no tienden a ser muy grandes. Algo que de una u otra manera da un poco de tranquilidad, y que nos brinda la posibilidad de reducir las probabilidades de vivir un terremoto de grandes magnitudes a una vez en la vida, incluso dos para no volver la posibilidad casi un cero.

 

Si en cierto momento le preguntamos a cualquier persona en que año fue el último terremoto importante en el país, muchos dirán que fue el terremoto del 4 de febrero de 1976, y personalmente no creo que estén equivocados, porque fue el último terremoto que si fue sensible y que afecto a la práctica totalidad del país. De magnitud 7.6 grados en la escala de Richter, tuvo una duración de 33 segundos y ubico su epicentro en el departamento de Zacapa en la falla del Motagua.

 

Pero este no ha sido el único terremoto de importancia, no ha sido el de mayor magnitud y mucho menos el de mayor duración. Pero si fue importante por la cantidad de victimas que causo, algo que se debe a el crecimiento poblacional que sufrió el país desde el último gran terremoto.

 

Antes de 1976, se puede encontrar información de un terremoto en 1952, otro en 1938, y otro en 1902. Estos terremotos sacudieron todo el país, y causaron daños a gran escala, en la mayoría de casos de similares magnitudes, no causaron tantas muertes como el último. El terremoto de 1902 tuvo por epicentro el norte del departamento de Quetzaltenango y se estima que tuvo una magnitud superior a 8.6 grados en la escala de Richter, un dato no exacto por la falta de sistemas de medición de sismos en ese año.

 

A estos terremotos se pueden agregar temblores localizados muy fuertes y otros terremotos que afectaron a áreas muy especificas a pesar de haber sido sensibles en casi todo el país, como cuatro terremotos que mantuvieron en alerta a todos los habitantes de Ciudad de Guatemala en 1917 y 1918, el primero el 24 de diciembre ó terremoto de noche buena, el segundo el 31 de diciembre de 1917 ó de año viejo, el tercero el 3 de enero y el cuarto el 25 de enero de 1918, destruyeron áreas completas de la ciudad, que en el primer cuarto de siglo alcanzaba poco más de 50 mil habitantes de casi 500 mil que poseía el país. Se estimaron magnitudes superiores a 6.0 en la escala de Richter, lo que da una idea de lo que vivieron los entonces habitantes de la Ciudad.

 

Hace algunos años se produjo un terremoto con epicentro frente a las costas de Izabal, sismo que no fue sensible en la mayor parte del país, pero que si alcanzo 7.2 grados en la escala de Richter, en 2007 un sismo de 7.0 en base a información del Sismológico de Estados Unidos o de 5.8 en la escala de Richter en base al INSIVUMEH, frente a costas de Escuintla fue sensible en casi todo el país. Y finalmente la noche del lunes, mucho aunque no todos pudimos sentir un nuevo movimiento esta vez de una fuerza menor al del año anterior, que alcanzo 6.1 en la escala de Richter y que si fue sensible por gran parte de la población en incluso en parte del sur de México y El Salvador.

 

Ya que vivimos en Guatemala, lo mejor que podemos hacer es prepararnos para el próximo, mantener la calma sobre todo, siempre contar con un botiquín de emergencias, comida enlatada, baterías y agua. Se sabe que los sistemas de telecomunicaciones fallan cuando se produce un sismo, en otros países que han sufrido sismos de gran magnitud recientemente como Perú o Chile, recomiendan no realizar llamadas en los primeros minutos después del sismo, mantener la calma para no causar pánico colectivo y utilizar el servicio de mensajes de texto (mensajes cortos o sms) en lugar de realizar llamadas, con lo que se facilita la comunicación de los cuerpos de emergencia con los centros nacionales como CONRED y la Cruz Roja (no se si aún existe presencia en Guatemala).

  • Un video del terremoto de Indonesia de 2004, que alcanzo 9.1 en la escala de Richter.

 

  • Parte de un programa salvadoreño, en San Salvador durante el último temblor del 14 de abril. En San Salvador alcanzo 5.0 en la escala de Richter, en base a datos de SNET

  • Una entrevista de 1976, hablando sobre la reconstrucción después del terremoto del 4 de febrero de 1976.

 

Anuncios

~ por Diego Guate en abril 16, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: