Hora de verano, ¿otra vez?


Hace unos días me entere que el nuevo gobierno analiza la aplicación de un horario de verano, que nos llevaría desde UTC ó GMT -6 que utilizamos como hora regular oficial desde 1918, hasta UTC ó GMT -5 utilizado como horario de verano en varias ocasiones anteriormente:

Inicio (+1 hora a GMT -5)

Fin (-1 hora a GMT -6)

domingo, 25 de noviembre de 1973

sábado, 23 de febrero de 1974, 23:59:59

sábado, 21 de mayo de 1983

miércoles, 21 de septiembre de 1983

sábado, 23 de marzo de 1991

viernes, 6 de septiembre de 1991

domingo, 30 de abril de 2006

sábado, 30 de septiembre de 2006

Guatemala se encuentra en el hemisferio norte, al oeste del meridiano de Greenwich. Sin tomar en cuenta la falta y presencia permanente de todas las estaciones, por su posición geográfica, se podría considerar que Guatemala se encuentra en la estación de verano del 21 de junio al 23 de septiembre, y en invierno del 21 de diciembre al 21 de marzo. Mientras si se encontrara en el hemisferio sur se encontraría en verano de 21 de diciembre al 21 de marzo y en invierno del 21 de junio al 21 de septiembre.

La primera ocasión en que se utilizó el horario de verano en Guatemala, tiene como peculiaridad que se utilizó en base al verano en el hemisferio sur, aún desconozco las razones para realizarlo en esa ocasión; en las siguientes oportunidades se ha realizado el ajuste horario en base al verano en el hemisferio norte, en la última oportunidad se llevó a cabo como una medida para reducir el consumo de energía en el país.

Personalmente creo que las ventajas para Guatemala son mínimas, y casi imperceptibles para la mayor parte de la población; dado que gran mayoría de nosotros no verificamos nuestros consumos, ya sea por no tener ningún deseo de hacerlo, o porque simplemente los comprobantes de pagos y recibos ya no están a nuestra disposición.

No sabría definir si es buena ó mala la actitud de mi papá cuando se refiere a verificar si fue para su beneficio o nuestro beneficio alguna medida como esta, hablando con él algunos días después de que se anunciara esto; me dijo que en nuestro caso si hubo ahorro, el ahorro fue mínimo en comparación con lo que él mismo esperaba, pero que si hubo algo de ahorro. Y que si analizaba cuanto representaba la reducción de consumo al totalizar un determinado tiempo en una gran parte de la población, y la reducción no sería suficientemente grande como para relajar la tensión que ya existe sobre la producción de energía en nuestro país, pero que si ve posible que con esta mínima reducción se lograra ahorrar lo suficiente o por lo menos una parte para la construcción de nuevos centro de producción de energía.

En Guatemala contamos con gran potencial para la generación de energía, utilizando desde procesos para transformar la energía geotérmica, eólica, o hidráulica en energía eléctrica; el potencial es infinito si la producción de energía se realiza con los métodos adecuados para favorecer la permanencia de los elementos y/o factores que permiten la producción de esta energía natural.

Incluso en determinado momento, la producción de energía renovable por parte de la nación, podría potenciar un crecimiento económico con la venta de está energía producida y no utilizada en el país, a países vecinos como ya se ha hecho en otras ocasiones con México, El Salvador y Honduras, e incluso con Nicaragua en fechas recientes. Nunca he visto con buena cara la idea de construir plantas de producción eléctrica basadas en combustibles fósiles y menos aún en energía nuclear ó atómica, el primero porque la producción de energía a los precios su materia prima el petróleo (precios en aumento, con los que nuestros pequeños gobiernos no pueden luchar), el segundo por los desechos que produce y los riesgos (aunque sean controlados) que conlleva la existencia de alguna instalación en áreas cercanas a ciudades y áreas pobladas en general.

Guatemala puede ser uno de los principales productores de biocombustibles en un futuro próximo si se invierte en capacitar a todas las fuentes potenciales de mano de obra y creamos conciencia en que es necesario cuidar y mantener nuestras reservas ecológicas. Personalmente me desagrada la idea de realizar explotaciones petroleras en cualquier parte de nuestro territorio, aunque para algunos sea contradictorio tomando en cuenta el precio de los combustibles, nuestro país no cuenta con las herramientas para conducir el “oro negro” hasta convertirlo en un combustible para utilización directa en motores.

Estoy de acuerdo en adelantar nuestros relojes, una hora, si con esto se puede lograr crear conciencia en la población y el gobierno, en que se hace más necesario tomar medidas para aumentar la producción de energía eléctrica, y en la población en los pocos pero sólidos beneficios de esta medida en situaciones como la actual.

No estoy de acuerdo con implantar está medida a largo plazo, porque significaría dejar de lado las presiones para el aumento de la producción, y terminaríamos en algunos años en una situación mucho peor a la actual; en una situación similar o aún peor de la que sufrió Nicaragua durante el 2007.

Anuncios

~ por Diego Guate en enero 24, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: